Logo del blog zimplyfy con burbuja y hojas como símbolo del blog azul
Una persona sostiene una imagen artificial de una glándula tiroides frente a su cuello

Hashimoto - Los datos más importantes para usted

La tiroiditis de Hashimoto, también conocida como tiroiditis linfocítica crónica o "Hashimoto" es una inflamación crónica de la glándula tiroides. También se conoce como el órgano de la mariposa. En este artículo del blog, resumimos para usted los datos más importantes sobre la enfermedad de Hashimoto y le damos muchas ideas sobre el tratamiento y la gestión de la enfermedad.

Tu mezcla natural de Hashimoto

Se pueden utilizar métodos naturales, como las mezclas espagíricas personalizadas de Zimply Natural, para tratar y aliviar de forma sostenible las dolencias.

¿Qué hace la glándula tiroides?

La glándula tiroides (término médico: tiroides) es una pequeña glándula endocrina vital situada en la parte anterior del cuello, debajo de la laringe, que produce hormonas tiroideas vitales. Es esencial para el metabolismo, el crecimiento y la maduración del organismo e interviene en la regulación de diversas funciones corporales. Libera constantemente cierta cantidad de hormonas tiroideas en la sangre. En cuanto el MetabolismoCuando la glándula tiroides necesita más energía, por ejemplo cuando hace frío, durante el crecimiento o durante el embarazo, aumenta su producción de hormonas.

¿Cómo se desarrolla la enfermedad de Hashimoto?

La tiroiditis de Hashimoto, también conocida como tiroiditis linfocítica crónica, es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunitario ataca la glándula tiroides y provoca daños. La causa exacta de la tiroiditis de Hashimoto no se conoce por completo, pero se cree que varios factores pueden contribuir al desarrollo de esta afección:

  1. Predisposición genética: Hay indicios de que la predisposición genética puede influir. Si los familiares de primer grado (padres, hermanos) padecen tiroiditis de Hashimoto, aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad.

  2. Factores medioambientales: Algunos factores ambientales, como la exposición a determinados virus o infecciones, podrían influir en el sistema inmunitario y contribuir al desarrollo de la enfermedad de Hashimoto.

  3. Cambios hormonales: Se supone que los cambios hormonales, especialmente en las mujeres durante el embarazo o después del parto, pueden desencadenar o empeorar la enfermedad de Hashimoto.

  4. Otras enfermedades autoinmunes: Las personas que ya padecen otras enfermedades autoinmunes, como diabetes tipo 1 o artritis reumatoide, también pueden tener un mayor riesgo de desarrollar tiroiditis de Hashimoto.

La tiroiditis de Hashimoto conduce a una destrucción gradual de la glándula tiroides, lo que deteriora la función tiroidea con el tiempo. Esto puede provocar hipotiroidismo (glándula tiroides hipoactiva), en el que la glándula tiroides no produce suficientes hormonas. La enfermedad suele diagnosticarse mediante análisis de sangre y pruebas de imagen, y el tratamiento suele consistir en sustituir las hormonas tiroideas que faltan por medicación para equilibrar los niveles hormonales del organismo.

¿Sabías que...

...¿esto significa que los afectados tienen una mayor necesidad de proteínas? La Sociedad Alemana de Nutrición (DGE) recomienda 0,8 g de proteínas por kilogramo de peso corporal para una persona sana y normalmente activa. Para los enfermos de Hashimoto, la recomendación es de 1,5 g de proteínas por kilo de peso corporal.

¿Qué síntomas puede presentar la enfermedad de Hashimoto?

La tiroiditis de Hashimoto puede causar diversos síntomas, ya que da lugar a un tiroides hipoactivo (hipotiroidismo) cuando la glándula tiroides no produce suficientes hormonas. Los síntomas pueden variar de una persona a otra y aparecer gradualmente. Los signos y síntomas típicos de la tiroiditis de Hashimoto incluyen

  1. Cansancio y fatiga: Una de las quejas más comunes es el cansancio persistente, incluso después de dormir lo suficiente.

  2. Aumento de peso: Muchas personas con tiroiditis de Hashimoto tienen dificultades para perder peso o incluso aumentan de peso involuntariamente.

  3. Sensibilidad al frío: Los afectados suelen sentir más frío que los demás, incluso a temperaturas normales.

  4. Estreñimiento: Puede producirse una digestión lenta y estreñimiento.

  5. Piel y cabello secos: La piel y el cabello pueden volverse secos y quebradizos.

  6. Dolor y debilidad muscular: Puede aparecer dolor y debilidad muscular.

  7. Depresión y disminución de la agudeza mental: Muchas personas experimentan cambios de humor, depresión y problemas de memoria.

  8. Trastornos menstruales: Las mujeres pueden experimentar ciclos menstruales irregulares y un aumento del sangrado menstrual.

  9. Caída del cabello: Puede producirse adelgazamiento y caída del cabello.

  10. Bradicardia: Una consecuencia puede ser un ritmo cardiaco más lento (bradicardia).

Es importante tener en cuenta que no todas las personas con tiroiditis de Hashimoto presentan todos estos síntomas. Algunas personas pueden tener sólo síntomas leves o incluso ser asintomáticas. Si sospecha que padece tiroiditis de Hashimoto o nota síntomas de esta enfermedad, es importante que acuda al médico. Para diagnosticar esta enfermedad puede realizarse un análisis de sangre que mida los niveles de hormona tiroidea y los anticuerpos tiroideos. El tratamiento adecuado puede ayudar a aliviar los síntomas y normalizar la función tiroidea.

¿A quién afecta la enfermedad y cuándo se produce?

La tiroiditis de Hashimoto es una de las formas más comunes de hipotiroidismo en adultos y afecta a entre el cinco y el diez por ciento de la población. Suele aparecer entre los 30 y los 50 años. 

Las mujeres se ven afectadas unas nueve veces más que los hombres, y los primeros síntomas suelen aparecer al mismo tiempo que la menopausia. Por ello, la tiroiditis puede pasar desapercibida fácilmente, ya que los síntomas se atribuyen a la menopausia.

¿Puede aparecer Hashimoto después del embarazo?

Si has sido madre recientemente, es importante que vigiles tus niveles hormonales y tiroideos, ya que el riesgo de padecer Hashimoto aumenta después del embarazo. Durante el embarazo, el cuerpo experimenta numerosos cambios hormonales que pueden afectar al sistema inmunitario. Normalmente, el tiroides debería volver a la normalidad después del parto, pero hay casos en los que se produce un hipotiroidismo incipiente después del parto, que puede derivar en Hashimoto si no se trata.

Por eso, si después del embarazo sufres cansancio, caída del cabello, cambios de peso o depresión posparto, debes consultar a un médico y hacer que te revise los niveles de tiroides. Se recomienda precaución, sobre todo si padeces diabetes o si se detectaron anticuerpos tiroideos elevados antes o durante el embarazo. 

Alrededor del 7% de todas las mujeres sufren hipotiroidismo autoinmune posparto. El diagnóstico suele hacerse muy tarde, ya que el agotamiento persistente, la irritabilidad o el insomnio suelen asociarse a la "tristeza posparto" en la nueva situación de estrés.

Ten paciencia, tu cuerpo necesita recuperarse del embarazo. Si síntomas como el aumento de la sudoración, la apatía y la irritabilidad persisten durante más de un año, no dudes en consultarlo con tu médico.

¿Puede el Hashimoto estar causado por una infección por coronavirus?

La pandemia de coronavirus ha puesto nuestras vidas completamente patas arriba. Aunque hoy en día la mayoría de la gente se toma una infección por Covid con relativa calma, hay una parte de la población que está luchando con las secuelas del COVID-19: Las personas con tiroiditis de Hashimoto. Según un estudio alemán, el riesgo de desarrollar una enfermedad autoinmune como la de Hashimoto o la de Graves aumenta en 43% en todos los grupos de edad y sexo tras una infección por coronavirus. Se recomienda precaución, sobre todo después de un curso grave.
Dado que el COVID-19 puede atacar no sólo a los pulmones, sino también al sistema inmunitario, es concebible que los pacientes de Hashimoto tengan un mayor riesgo de desarrollar el coronavirus y sufrir complicaciones. Además, una infección por el coronavirus puede sobrecargar el sistema inmunitario y provocar un empeoramiento de los síntomas del Hashimoto. Los afectados también pueden tener un mayor riesgo de desarrollar la inflamación de Hashimoto asociada al COVID-19.

¿Cómo se puede ayudar a los enfermos de Hashimoto?

Las personas con tiroiditis de Hashimoto pueden ser ayudadas con diversas medidas y tratamientos para aliviar sus síntomas y mejorar su calidad de vida. He aquí algunas formas de ayudar a los enfermos de Hashimoto:

  1. Tratamiento farmacológico: El principal tratamiento de la tiroiditis de Hashimoto suele consistir en sustituir las hormonas tiroideas ausentes por medicación. La medicación más recetada es la levotiroxina. La dosis se personaliza para equilibrar los niveles de hormonas tiroideas en el organismo.

  2. Atención médica regular: Las personas con Hashimoto deben someterse a exámenes médicos y análisis de sangre periódicos para asegurarse de que sus niveles de hormonas tiroideas están correctamente ajustados y reconocer a tiempo cualquier cambio.

  3. Alimentación sana: Una dieta equilibrada puede contribuir al bienestar general. Algunas personas con Hashimoto informan de una mejoría de sus síntomas cuando evitan los alimentos que contienen gluten o ajustan su dieta de otras maneras. Un dietista puede ayudar a desarrollar una estrategia dietética adecuada.

  4. Gestión del estrés: El estrés puede exacerbar los síntomas de la tiroiditis de Hashimoto. Los métodos de control del estrés, como los ejercicios de relajación, la meditación y el ejercicio regular, pueden ser útiles.

  5. Movimiento: La actividad física regular puede mejorar el bienestar general y levantar el ánimo. Es importante adaptar la actividad física a la forma física de cada uno.

  6. Duerme: Un sueño adecuado es crucial para la salud de la tiroides y el bienestar general. Los trastornos del sueño deben abordarse y tratarse.

  7. Terapias de acompañamiento: En caso necesario, pueden considerarse terapias complementarias para tratar síntomas específicos. Esto puede incluir el tratamiento de la depresión, la ansiedad u otros problemas de salud asociados.

  8. Información y autogestión: La educación sobre la enfermedad es importante para que los afectados puedan comprender y controlar mejor sus síntomas. Los grupos de apoyo y los recursos en línea pueden proporcionar información y apoyo útiles.

El tratamiento y el apoyo a las personas con tiroiditis de Hashimoto deben ser individualizados, ya que los síntomas y las necesidades pueden variar de una persona a otra. Es fundamental colaborar estrechamente con un médico o endocrinólogo cualificado para garantizar la mejor atención y tratamiento posibles.

Qué hacer y qué no hacer en caso de Hashimoto

Qué puede hacer para apoyarnos

  1. Una dieta rica en omega-3 con poco yodo
    En el mejor de los casos, el yodo sólo debe tomarse en pequeñas dosis. Una dieta rica en omega-3 también puede ser útil por su efecto antiinflamatorio. El oligoelemento selenio, presente en alimentos como la carne, el pescado, los huevos, las lentejas y las setas, también puede tener un efecto positivo.
  1. Refuerce su flora intestinal con probióticos y alimentos prebióticos
    La flora intestinal puede reforzarse con probióticos, es decir, cepas viables de bacterias que favorecen la digestión de grasas, hidratos de carbono y proteínas. Los probióticos se encuentran, por ejemplo, en el chucrut, el yogur, los encurtidos, el tempeh, el kimchi, el queso, el vinagre de sidra de manzana, la kombucha, el kéfir y las sopas de miso. El puerro, el ajo y los alimentos fermentados como el kéfir o el chucrut son alimentos especialmente prebióticos que tienen un efecto superpositivo en la flora intestinal. También están disponibles como complementos alimenticios en forma de cápsulas y polvos.
  1. ¿Qué fruta para el Hashimoto?
    La fruta baja en azúcar y en ácido es especialmente adecuada en este caso para no favorecer aún más los procesos inflamatorios. Mientras que las manzanas, las peras y las bayas son una buena elección, el mango, el plátano y las cerezas son menos recomendables.
  2. Grasas y aceites saludables para el organismo
    Incorpora grasas y aceites saludables a tu dieta. Puedes encontrar grasas saludables en los frutos secos o las semillas de sésamo. Son especialmente recomendables los aceites de oliva, aguacate, coco o linaza de alta calidad.
  1. Asegúrese de consumir una buena cantidad de vitamina D
    Debido a la deficiencia de vitamina D que suelen presentar los enfermos, es aconsejable pasar al menos 5 minutos al aire libre sin protección solar y con los antebrazos y la cara al descubierto. La crema solar con un factor SPF excesivamente alto y las cremas de día con un fuerte efecto bloqueador de los rayos UV pueden agravar la carencia de vitamina D. Especialmente en invierno, la vitamina D debe tomarse externamente en forma de cápsulas o gotas.
  1. ¡Muévete!
    La actividad física puede ayudarle a reducir el estrés y aumentar su bienestar.

Los enfermos de Hashimoto suelen tener un déficit de vitamina D e intolerancia al gluten. Además, un nivel excesivamente alto de yodo probablemente puede agravar la enfermedad si ya existe una predisposición genética o provocar su aparición prematura. Además, una flora intestinal sana es crucial para un sistema inmunitario sano, ya que nuestras células inmunitarias se encuentran principalmente en el intestino. Esto significa que la dieta es un factor importante para aliviar los síntomas del Hashimoto.

Lo que no se debe hacer - Es mejor no hacer estas cosas

  1. Cereales que contienen gluten, soja y productos lácteos
    Dado que la intolerancia al gluten o la sensibilidad al gluten suelen aparecer al mismo tiempo, evitar los cereales que contienen gluten, como el trigo, el centeno, la cebada y la espelta, podría proporcionar alivio. Los pseudocereales como el trigo sarraceno, el amaranto y la quinoa ofrecen un posible sustituto. Sin embargo, el diagnóstico de Hashimoto no significa necesariamente que una persona no tolere el gluten. Un estudio estadounidense publicó en 2010 una relación directa entre el Hashimoto y el gluten sin pruebas suficientes, y un estudio escandinavo corrigió dos años más tarde que no existía ninguna relación demostrada entre el Hashimoto y el gluten.
    La soja se considera un irritante para la glándula tiroides y puede bloquear las hormonas tiroideas. Es una de las proteínas más difíciles de digerir, por lo que debe evitarse si se padece Hashimoto. También se sospecha que los productos lácteos inhiben las hormonas tiroideas, por lo que los afectados sólo deben consumirlos con moderación.
  2. Bebidas alcohólicas y azucaradas
    No olvides prestar atención a la elección de la bebida. Evita las bebidas azucaradas y el alcohol, ya que también favorecen la inflamación del organismo. También debes evitar fumar.

Preguntas y respuestas: Todo en pocas palabras - Lo que hay que saber sobre la enfermedad de Hashimoto

¿Cómo se diagnostica el Hashimoto?

Si hay signos de enfermedad tiroidea, primero se palpa la glándula tiroides y, si es necesario, también se examina con más detalle mediante una ecografía. 

La tiroiditis de Hashimoto se diagnostica finalmente mediante un análisis de sangre. En él se miden los llamados valores tiroideos, es decir, las propias hormonas tiroideas y la hormona estimulante del tiroides (TSH), que se produce en la hipófisis y controla la función de la glándula tiroides. Además, se analiza la sangre en busca de anticuerpos típicos dirigidos contra el tejido tiroideo.

Dado que la tiroiditis de Hashimoto puede aparecer junto con otras enfermedades autoinmunes, pueden realizarse más pruebas para reconocerlas. Por ejemplo, pruebas de intolerancia al gluten (enfermedad celíaca) o diabetes mellitus. 

¿Cómo se trata hormonalmente el Hashimoto?

El objetivo del tratamiento del Hashimoto es restablecer la función tiroidea lo mejor posible tomando suplementos hormonales. Estos preparados hormonales deben tomarse regularmente o a diario para mantener estables los niveles hormonales y prevenir posibles complicaciones. Suele recetarse la hormona tiroidea sintética L-tiroxina. El médico también debe controlar regularmente los niveles tiroideos y ajustar la dosis si es necesario para garantizar que se mantienen en el rango óptimo.

¿Se puede curar el Hashimoto?

En contra de una teoría muy extendida, esta enfermedad autoinmune crónica no puede curarse completamente desde una perspectiva médica convencional. Los preparados hormonales, que pueden tener que ajustarse constantemente a las fluctuaciones y subidas hormonales, pueden compensar la falta de hormonas tiroideas y, por tanto, los síntomas, pero no pueden curar la enfermedad autoinmunitaria subyacente.

¿Hasta qué punto son fiables los autodiagnósticos y los cuestionarios en línea para la enfermedad de Hashimoto?

Los autotests para la tiroiditis de Hashimoto, disponibles en Internet o en farmacias, pueden utilizarse como herramientas de cribado para medir determinados parámetros tiroideos, como los anticuerpos o los niveles hormonales. Estas autopruebas no se consideran herramientas de diagnóstico definitivas, sino más bien un complemento. Los cuestionarios en línea también pueden dar sólo una indicación de Hashimoto. Para un diagnóstico fiable y un tratamiento adecuado de la tiroiditis de Hashimoto, es necesario un examen médico y análisis de sangre exhaustivos.

¿Qué es la mentira de Hashimoto?

El término mentira de Hashimoto no es un término utilizado por la comunidad médica convencional o la ciencia. Más bien, ha evolucionado a partir del lenguaje coloquial y se puede interpretar de diferentes maneras, pero sobre todo para criticar ciertas declaraciones o puntos de vista en relación con la tiroiditis de Hashimoto. Entre los representantes se encuentran youtubers, enfermos, médicos alternativos y doctores. Tienen opiniones diferentes, por ejemplo, que la enfermedad de Hashimoto no existe realmente o que se puede curar completamente con una dieta libre de lectinas (proteínas que se unen a los hidratos de carbono, que se encuentran en muchas verduras como los tomates).

frasco pulverizador Zimply Natural se pulveriza en la boca Mujer presiona sobre bomba atomizadora frente a fondo negro
Fácil de usar mediante pulverización en la boca

Utilizar el spray para la tiroides es muy fácil: basta con pulverizar el spray en la boca siguiendo las instrucciones de dosificación del frasco. Para conseguir el mejor efecto posible y contrarrestar óptimamente las causas, se recomienda utilizarlo durante un periodo prolongado de al menos seis a ocho semanas. A modo de cura, se pulverizan 3×3 pulverizaciones diarias. 

Zimply Natural como camino natural de vuelta a tu bienestar

Desde hace miles de años se sabe que la Madre Naturaleza puede ayudar con casi cualquier dolencia. Zimply Natural le ofrece una forma práctica de incorporar poderosas plantas medicinales a su tratamiento de una manera adecuada para el uso diario y lo más completa posible. Aquí puedes tener el poder curativo de las plantas personalizado en un spray basado en tu condición física y aplicarlo a tus síntomas. Porque usted se merece algo más que un preparado estándar. Concierte una cita con nuestro naturópata Tobias y cree su propio spray con una fórmula personalizada. También puede encargar nuestro spray para la tiroides. La fórmula de nuestro complejo tiroideo ha sido seleccionada y creada a partir de más de 75.000 fórmulas de Zimply Natural. Puede simplemente pulverizar su spray en la boca. Además de extractos de plantas y esencias espagíricas que tienen un efecto positivo sobre los síntomas de la enfermedad tiroidea, también contiene otros numerosos ingredientes que ayudan a mantener de forma óptima su bienestar.

Tu mezcla natural de Hashimoto

Se pueden utilizar métodos naturales, como las mezclas espagíricas personalizadas de Zimply Natural, para tratar y aliviar de forma sostenible las dolencias.

Encontrará estas plantas medicinales en su receta para el Hashimoto

Esta mezcla antiviral y antiinflamatoria puede ayudarte de forma natural a controlar los síntomas de la tiroides. Descúbralo en nuestro Enciclopedia de plantas más sobre el poder de las plantas medicinales

Obtenga más información sobre la enfermedad de Hashimoto en nuestro seminario web gratuito.

En este seminario web, nos adentraremos juntos en el mundo de esta enfermedad tiroidea autoinmune tan común. El viaje informativo abarcará desde los aspectos básicos hasta el tratamiento de los síntomas. De especial interés: las causas psicológicas.
Tanto si usted mismo está afectado como si desea ampliar sus conocimientos, nuestra conferenciante Kristine A. Fredriksson le mostrará los efectos sobre el organismo y las formas naturales de encontrar alivio y mejorar su calidad de vida, importantes plantas medicinales y un receta exclusiva como apoyo agradecido incluido.

Esperamos contar con su participación.

Aquí venga Usted Ir al registro¡! ¡Recibirá el vídeo directamente!

Descubra nuestras recetas

Para tratar y aliviar de forma duradera las dolencias se pueden utilizar métodos naturales como los spagyric sprays personalizados de Zimply Natural.

Descubra más entradas de blog

Todo sobre la salud holística

Ansiedad ante los exámenes
Ayuda natural para la ansiedad ante los exámenes
La ansiedad ante los exámenes es un fenómeno muy extendido que afecta a muchas personas, independientemente de su edad, formación académica o nivel de experiencia. Esta ansiedad suele surgir por el temor a que nuestras habilidades o conocimientos no sean suficientes para superar con éxito un próximo examen o situación de evaluación.
Niño con fiebre del heno en el campo
Remedios caseros para la fiebre del heno
Su mezcla para la fiebre del heno Se pueden utilizar métodos naturales como los sprays espagíricos personalizados de Zimply Natural para tratar y aliviar de forma duradera los síntomas. Configúrelo ahora por sólo 29,99 euros ¿Cuándo empieza la temporada de la fiebre del heno? La temporada de la fiebre del heno ya está aquí y las alergias pueden empezar antes en las personas sensibles al polen...
Una mujer se mira en el espejo y se acaricia la mejilla con el dedo.
Ama tu piel: tratamientos naturales para la rosácea
Rosácea: una enfermedad de la que probablemente no haya oído hablar a menudo, pero que se ve más a menudo de lo que cree. Esta afección cutánea se manifiesta con una coloración rojiza en la cara y también puede ser dolorosa. Como su aspecto también puede...

Suscríbase ahora a nuestro boletín

Recibir contenidos relevantes sobre el tema de la salud